• Ayúdenos

    Banco Nación Argentina, Sucursal San Rafael - Cuenta Corriente en pesos - nº 48500708/78 A nombre de: Instituto del Verbo Encarnado - CBU: 01104855/20048500708783
  • Contacto

    Gracias por contactarnos, pronto responderemos

    error key No fueron completados correctamente los campos necesarios. Mail no enviado

  • open panel
  • Home
  • Posts Tagged'Religión'

Posts Tagged ‘Religión’

57. El racimo del ermitaño

El racimo del ermitaño

El racimo del ermitaño

Llaman un día a la puerta de Macario, ermitaño del desierto. – Padre – le dice de afuera un labrador -, le traigo un precioso racimo de uvas. Acéptelo y que le sirva de refrigerio -. Macario toma con gratitud el regalo y bendice al hombre; pero cuando recibe el magnífico racimo, dice: – ¿No lo necesita acaso más que yo el venerable ermitaño que vive a mi lado? Lleva el racimo al anciano vecino. Éste lo toma con gratitud y con gran alegría, pero después se pone a pensar: “¡Oh, qué bien le haría este racimo al hermano Nazario, que está enfermo!”, y ya está en camino para llevárselo. Pero Nazario ni siquiera quiere tomarlo y dice: – ¿Cómo podría yo comer esto? A mi Salvador le dieron a beber hiel en la cruz. Yo quiero ser discípulo suyo -. De esta manera va peregrinando el racimo de una celda a la otra, hasta el ocaso del sol, cuando uno de los ermitaños llega para ofrecerlo a su vez a Macario. El anciano rompió en lágrimas de alegría al verlo de nuevo: se regocijaba de tener compañeros de tanto renunciamiento.

¿Ves, hijo? Eso es fuerza de voluntad. Estos hombres sabían lo que es abnegación. Sabían abstenerse. Pruébalo, a ver si sabes hacer algo semejante algún día. Nulla dies sinê linea!, fue la divisa de muchos sabios: “Ni un día sin una línea”. Tú dilo de esta manera: ni un día sin algún ejercicio serio de abnegación. Cada día debes ejercitarte un poco en la abnegación, en la renuncia, en el dominio de ti mismo. Haz algo que se te haga cuesta arriba.

Tenía razón el Barón de Eötvos: “Sólo poseemos aquello de que podemos privarnos. Somos esclavos y no dueños de aquellos tesoros que consideramos imprescindibles.

“Quien pretenda educar a los hombres o dominarlos, ha de vencerse a sí mismo y ha de dominar sus propias pasiones… La religión cristiana, al exigir de nosotros abnegación, pregona en otras palabras el mismo principio que es la base de la filosofía de la vida”.

 
  • Page 1 of 2
  • 1
  • 2
© 2014 El Sembrador - IVE Argentina
Powered By DynamiX